Capa de infraestructura

La capa de infraestructura está formada por el edificio del centro de datos y por el equipo y los sistemas que lo mantienen en funcionamiento. Componentes como el sistema de alimentación ininterrumpida (SAI / UPS), el sistema de climatización y los equipos de extinción de incendios forman parte de la capa de infraestructura. Estos dispositivos y sistemas ayudan a proteger los servidores y, en última instancia, los datos. Siga leyendo para obtener más información sobre los tipos de medidas de seguridad que hemos implantado en la capa de infraestructura de nuestros centros de datos.

Capa de infraestructura

CONTROL DEL ACCESO CAPA POR CAPA

Como ocurre con otras capas, el acceso a la capa de infraestructura está restringido en función de las necesidades empresariales. Al implementar un control del acceso capa por capa, el derecho a entrar en cada capa no se concede de forma predeterminada. El acceso a una determinada capa solo se concede si existe una necesidad concreta para tener acceso a esa capa específica.

EL MANTENIMIENTO DE LOS EQUIPOS FORMA PARTE DE LAS OPERACIONES DE RUTINA

Los equipos de AWS ejecutan diagnósticos en máquinas, redes y equipos de respaldo para garantizar que funcionen bien ahora y en caso de emergencia. Los controles de mantenimiento de rutina en los equipos y servicios del centro de datos son parte de nuestras operaciones regulares.

EQUIPOS DE BACKUP PREPARADOS PARA EMERGENCIAS

El agua, la electricidad, las telecomunicaciones y la conectividad se han diseñado con funciones de redundancia para mantener el funcionamiento continuo en caso de emergencia. Los sistemas de energía eléctrica están diseñados para que sean totalmente redundantes, de modo que, en caso de un corte de suministro, los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI / UPS) puedan utilizarse para ciertas funciones, mientras que los generadores puedan proporcionar energía de respaldo para toda la instalación. Existen personas y sistemas encargados de monitorizar y controlar la temperatura y la humedad para evitar sobrecalentamientos, lo que reduce todavía más las posibles interrupciones del servicio.