Disponemos de un nivel de control y estandarización que no podríamos lograr en nuestros centros de datos on-premise.
Chad Marino Director ejecutivo de servicios tecnológicos

Kaplan, Inc. presta servicio a más de 1,2 millones de estudiantes de todo el mundo cada año a través de sus soluciones de educación superior, preparación de exámenes, educación profesional, aprendizaje del idioma inglés, preparación universitaria y educación primaria y secundaria dirigidas a particulares, instituciones y empresas. Gracias a su historia de más de 75 años –primero como pionero de preparación secundaria, luego como líder de educación online y ahora como proveedor de educación global– Kaplan ha sido reconocida por ampliar su acceso educativo y usar tecnología e innovar en la ciencia del aprendizaje para mejorar constantemente los resultados de sus alumnos y socios. Kaplan funciona en más de 30 países, emplea a más de 22 000 profesionales y mantiene relaciones y asociaciones con más de 1 000 distritos escolares, facultades y universidades, y más de 2 600 corporaciones y empresas. Kaplan es una subsidiaria de Graham Holdings Company y su división más grande.

Actualmente, Kaplan está compuesta por varias divisiones con diferentes necesidades de infraestructura de TI y distintos patrones de uso, entre ellos, la división de preparación de exámenes de Kaplan (KTP), que prepara a los alumnos para exámenes de admisión, como el SAT, ACT, GRE, GMAT, LSAT, MCAT y exámenes con certificación profesional. Para poder dar soporte a la KTP, Kaplan estaba ejecutando sus entornos de desarrollo y prueba en un centro de datos de Nivel 1 coubicado en la Ciudad de Nueva York. Cuando la tormenta tropical Sandy, una de las tormentas más destructivas y fatales de la época de huracanes del Atlántico en 2012, arrasó la ciudad, el centro de alojamiento estuvo sin funcionar durante dos semanas aproximadamente.

“Afortunadamente, nuestro entorno de producción siguió funcionando, pero siempre nos preocupó pensar qué hubiese pasado”, comenta el director ejecutivo de servicios tecnológicos de Kapplan, Chad Marino. El backup manual y los recursos de recuperación también se encontraban en la Ciudad de Nueva York. “Tener nuestro entorno de backup en la misma ciudad que tenemos nuestro entorno de producción también es una preocupación mayor que debemos solucionar”, explica Marino.

Asimismo, como la empresa creció y su arquitectura de TI es más compleja, se volvía cada vez más difícil para Kaplan cumplir con los estándares Payment Card Industry Data Security Standard (PCI DDS) y Service Organization Control (SOC). Kaplan necesitaba encontrar una infraestructura de TI flexible que le permitiera crecer y mejorar la resiliencia, seguridad y agilidad global.

Kaplan tenía funcionando 12 centros de datos diferentes en toda la organización y comenzó a migrar sus aplicaciones a Amazon Web Services (AWS) para consolidar su infraestructura. Según Marino, “Uno de los motivos por el que nos trasladamos a la nube fue que teníamos que lidiar con hardware antiguo y nos estábamos quedando sin espacio en nuestro centro de datos”.

A Kaplan también le atrajo la madurez de los productos de AWS. “Amazon Relational Database Service (Amazon RDS) le permite a nuestro equipo de DBA centrarse menos en mantenimiento diario y usar ese tiempo en trabajar en las mejoras. Y gracias a Elastic Load Balancing, dejamos de usar los balanceadores de carga, que son costosos y complejos, pero igual mantuvimos la funcionalidad que necesitábamos”, explica Marino.

La tormenta tropical Sandy hizo que la empresa migrara KTP y otros servicios compartidos (parte de las divisiones de educación superior e internacional de Kaplan) a AWS, sumando un total de 900 GB de datos. “En mayo de 2013 comenzamos con la migración de los entornos de desarrollo, control de calidad y prueba a AWS”, comenta el gerente de proyectos, Ravi Munjuluri. “Completamos esa parte de la migración en octubre y comenzamos a planificar la migración de producción. En enero de 2014, empezamos a trasladar algunas partes de la pila de la aplicación del entorno de producción una por una para reducir el impacto en el negocio. Nuestro último empujón fue en agosto, y todo sucedió en un fin de semana. Comenzamos un viernes y ya el domingo a la mañana estábamos listos para trabajar”.

Como parte de la migración a la nube, Kaplan trasladó unas 50 aplicaciones y 50 subaplicaciones anidadas en su pila. En el centro de datos coubicado, la división usaba una red de área de almacenamiento (SAN) para conectar servidores x86, procesadores Sun Sparc y el sistema operativo Solaris a seis bases de datos Oracle Database 10g y Windows SQL.

Kaplan migró su pila de aplicaciones a Amazon Virtual Private Cloud (Amazon VPC), alojó las bases de datos en una combinación de instancias de Amazon Elastic Compute Cloud (Amazon EC2) usando Amazon Linux Machine Images y Amazon Relational Database Service (Amazon RDS) para Oracle. Marino explica: “Nuestro objetivo es migrar todas las bases de datos a RDS para poder administrarlas más fácilmente y reestructurar las capacidades”.

Para monitorear sus recursos, Kaplan usa Amazon CloudWatch, un servicio que recolecta y controla las métricas de uso y administra las alarmas. CloudWatch también le permite a la empresa optimizar sus recursos, por ejemplo, reestructurando las instancias si bajan las tasas de utilización.

El equipo de Kaplan diseñó la migración de datos en base a las herramientas integradas de Oracle. “Usamos scripts de AWS PERL para migrar los datos, fue excepcional”, afirma Avi Hack, director de arquitectura e ingeniería de sistemas. Con la combinación de los scripts y AWS Elastic Beanstalk, la empresa logró automatizar los procesos que llevaban mucho tiempo y preparar el entorno para la migración, lo que simplificó y agilizó todo el proceso.

Como parte de la migración, Kaplan decidió aprovechar las múltiples regiones y zonas de disponibilidad de AWS, inclusive algunas en los Estados Unidos, Asia Pacífico y Europa. La empresa usa Amazon Route 53 como su solución DNS para direccionar el tráfico del usuario a la zona de disponibilidad más cercana y, así, mejorar la experiencia general del usuario y reducir la latencia. “Al usar regiones múltiples, podemos poner nuestros datos más cerca del cliente y brindar una mejor experiencia al usuario final”, comenta Marino.

La preparación de Kaplan ayudó a que la transición a AWS fuera perfecta. Kaplan también se apoyó en AWS Support, nivel empresa, durante la migración para consultar dudas y prácticas recomendadas. “Contar con AWS Support ha sido clave para resolver nuestras posibles contingencias”, afirma Marino.

En la migración a AWS trabajaron más de 250 personas de los equipos de desarrollo, operaciones, arquitectura y base de datos. “Para poder planificar una migración de este tamaño, es fundamental trabajar con todos los equipos de TI, desde el equipo de desarrollo hasta el de infraestructura”, explica Marino.

Después de migrar la división KTP a AWS, Kaplan vendió los equipos anteriores y cerró el centro de datos. La empresa sigue reestructurando las aplicaciones de varias divisiones a medida que migran a AWS. Actualmente, Kaplan redujo el espacio del centro de datos de 12 a 4 instalaciones.

Además de tener una infraestructura más confiable y una latencia más baja, Kaplan también ganó una mejor visión del coste de sus aplicaciones y sistemas. “Al marcar todas las instancias en AWS, ahora podemos ver los costes específicos de la capa de la aplicación hasta cada recurso asociados con una aplicación. Esto nos permitió revelar costes ocultos de las aplicaciones operativas”, dice Marino.

Kaplan anticipa más mejoras en el proceso de desarrollo con AWS. Hack agrega: “Con AWS CloudFormation y AWS Command Line Interface (CLI), tenemos un nivel de control y estandarización que no pudimos lograr en nuestros centros de datos on-premise. Ahora podemos crear entornos y eliminarlos cuando ya no los usamos más”. Marino explica: “Esto nos permite aprovechar la fuerza de AWS y al mismo tiempo mantener las fuerzas de nuestro centro de datos on-premise, y le da a nuestros desarrolladores el tiempo para volver a armar nuestras aplicaciones para que funcionen en AWS”. El equipo de Kaplan dice que continuará buscando oportunidades en las que sea posible migrar los sistemas y las aplicaciones de los centros de datos tradicionales a la nube.

Para obtener más información acerca de cómo AWS puede ayudarle a ejecutar sus aplicaciones empresariales, visite nuestra página de Informática en la nube empresarial