St Luke's Anglican School atiende a 820 alumnos desde jardín de infantes hasta 12° año cerca de Bundaberg en el estado australiano de Queensland. St Luke’s se creó en 1994 y se encuentra en un campus de 32 hectáreas, cuenta con aproximadamente 80 maestros y 40 empleados técnicos y administrativos.

Tradicionalmente, St Luke’s ejecutaba las aplicaciones empresariales más importantes en una infraestructura virtual en su centro de datos on-premise. Tales aplicaciones eran de correo electrónico y productividad, así como también TASS.web, un sistema administrativo educativo basado en la web para administrar los pagos, las cuentas y los alumnos.

La infraestructura virtual también ejecutaba algunos componentes de archivo del sitio web de la escuela, www.stlukes.qld.edu.au, que brinda información acerca de la escuela a los posibles alumnos, padres y otras partes interesadas. No obstante, las conexiones a Internet con un bajo ancho de banda hacía que las descargas de archivos locales desde el sitio (por ejemplo, detalles de tarifas y declaraciones de intenciones) sean lentas. El resto del sitio web se ejecutaba en una infraestructura que proporcionaba un proveedor de Internet, pero la escuela descubrió que no era lo suficientemente flexible o rentable para satisfacer sus necesidades. Asimismo, St Luke’s también vivió algunos cortes de electricidad que forzó a los maestros y al personal de administración a adoptar procesos en papel temporalmente. Los cortes ocasionaron la pérdida de datos, lo que frustró a maestros y administradores, y bajó la productividad.

Además, la ubicación de St Luke’s en Bundaberg la hizo vulnerable a desastres naturales, como inundaciones. La escuela identificó un incendio en el campus como otro riesgo. El equipo tecnológico de St Luke’s se dio cuenta de que no era práctico alojar sus aplicaciones en sus instalaciones. “A mediados de 2011, migramos el sitio web completo a un proveedor de la nube en Japón. Más tarde ese año, migramos nuestro software productivo a una variedad de aplicaciones online”, comenta Mitch Miller, gerente de TI de la escuela. "Sin embargo, el entorno del sitio web alojado en Japón era costoso y la página tardaba mucho tiempo en cargar, era inaceptable".

El sistema TASS.web aún estaba funcionando on-premise cuando una inundación en 2013 dividió a Bundaberg en dos, se cortó la electricidad por 36 horas y cerraron la escuela por una semana. En ese momento, St Luke’s decidió trasladar TASS.web a un entorno en el que pudiera continuar funcionando en caso de que ocurra un desastre natural. “Esto nos permitiría usar las capacidades del sistema para controlar electrónicamente los expedientes de los alumnos en smartphones o iPads desde los puntos de evacuación, en vez de imprimir copias a diario en caso de emergencia”, explica Miller. St Luke’s también quería aprovechar la capacidad de TASS.web de enviar en masa actualizaciones de emergencias a los padres y usar TASS.web para crear un campus virtual mientras se reparaban las instalaciones, garantizando así la continuidad de la educación de los alumnos.

Además, la capacidad del equipo tecnológico para realizar las actualizaciones de software, el mantenimiento general, las implementaciones del punto de conexión y otras tareas se vio interrumpida, ya que dos miembros del equipo debieron dedicarse a reconfigurar la infraestructura on-premise por períodos de dos meses cada tres años. La escuela comenzó a buscar una solución en la nube económica y escalable que pudiera descomprimir la infraestructura.

St Luke’s evaluó proveedores de la nube locales y decidió que la nube de Amazon Web Services (AWS) era la que mejor cumplía estos requisitos por los siguientes motivos:

  • Al alojar el sitio web de la escuela en la región Asia Pacífico (Sydney) cerca de los usuarios, reduciría los tiempos de carga de la página, administraría efectivamente los costes y brindaría acceso a los recursos de soporte en el mismo huso horario.
  • La disponibilidad de la plataforma de AWS soportaría las características de TASS.web, como tomar asistencia electrónicamente y el funcionamiento de un campus virtual.
  • La evaluación de la escuela mostró que los recursos de la nube de AWS eran más escalables que los del otro proveedor de la nube. Y Amazon Virtual Private Cloud (Amazon VPC) permitiría a St Luke’s disponer de una sección lógicamente aislada en la nube de AWS, en donde los administradores puedan controlar minuciosamente el acceso a las aplicaciones, los servicios y la infraestructura.

AWS ofreció lo que Miller describe como opciones “perfectamente eternas” para proporcionar capacidad de cómputo basada en la nube en la web. “Estas variaban desde instancias de Amazon Elastic Compute Cloud (Amazon EC2) más pequeñas, que podríamos usar para ejecutar nuestro sitio web, hasta instancias más grandes, que podríamos usar para las cargas de trabajo del sistema administrativo”, explica. “También significaba que podíamos encontrar instancias fácilmente que pudieran soportar nuestras necesidades en diferentes puntos de nuestra migración”.

St Luke’s migró su sitio web a AWS a principios de 2013 y TASS.web a la nube de AWS en julio de 2014. El sitio web funciona en una instancia de t2.small Amazon EC2, con Amazon Route 53 para los servicios de nombre de dominio. Amazon Simple Storage Service (Amazon S3) almacena hasta 5 GB de contenido web estático.

El sistema TASS.web –escrito en Adobe ColdFusion y que accede a la base de datos de SQL Server– funciona en una instancia de r3.large Amazon EC2, con tres controladores de dominio ejecutándose en las instancias Amazon EC2 para diferentes subdominios que proveen servicios de autenticación.

En caso de necesitar una recuperación de desastres o un backup, el sistema TASS.web se copia a diario y se respalda en un bucket de Amazon S3. St Luke’s trabaja con el sitio web y el entorno en la nube de TASS.web en una Amazon VPC. Una red privada virtual (VPN) vincula el entorno de AWS a la red local de St Luke’s. La escuela también respalda hasta 60 GB de datos de los servidores de archivo – que siguen funcionando en la infraestructura on-premise – a Amazon S3 todas las noches como componente automatizado de su planificación de continuidad empresarial. St Luke’s usa AWS Identity & Access Management para proporcionar a su equipo de TI el acceso según el rol a los entornos de desarrollo, prueba y producción que se ejecutan en VPC. La Figura 1 a continuación describe el entorno de St Luke’s en la nube de AWS.

st-luke-arch-diagram

Figura 1. Arquitectura de St Luke’s en AWS

Como próximo paso, St Luke’s detectará sus máquinas importantes de Amazon EC2 y usará AWS Storage Gateway para replicar todos los almacenes de archivo a Amazon S3. En los siguientes 12 meses, el equipo de TI planea migrar sus servidores de archivo, la infraestructura de soporte de Windows, los sistemas de tickets de mantenimiento y TI desde su infraestructura on-premise a la nube de AWS. La actividad final de la escuela será revisar los recursos tecnológicos que quedaron en las instalaciones en la escuela y descartar aquello que ya no se necesita.

Al migrar su sitio web y el sistema TASS.web a la nube de AWS, St Luke’s logró alcanzar una disponibilidad de la infraestructura de casi el 100 por ciento en ambos sistemas, lo que significa que los maestros pueden tomar asistencia a los alumnos de manera electrónica sin preocuparse por perder los datos de la asistencia en caso de emergencia. Miller también confía que el personal y el alumnado podrán usar TASS.web como campus virtual en caso de un desastre natural.

La escuela espera ahorrar una cifra considerable una vez finalizada la migración a la nube de AWS en 18 meses. “Estimamos reducir los costes de capital un 75 por ciento y los costes operativos del centro de datos aproximadamente un 40 por ciento una vez que terminemos la migración a AWS”, dice Miller.

El proyecto ya ha transformado el rol del equipo de tecnología de la escuela. “Ya no nos ven como reactivos, o que estamos ahí solo para solucionar problemas”, agrega. “Ahora podemos trabajar proactivamente en proyectos que mejoren el desempeño de toda la escuela. A esto le suma el hecho de que la migración a AWS significa que ya no tenemos que suspender las actividades, como las actualizaciones de software o implementaciones de punto de conexión mientras se reconfigura la infraestructura en las instalaciones de la escuela”.

Asimismo, St Luke’s ha visto bajar la latencia de su sitio web de 160 milisegundos, en su entorno anterior – a solo 20 milisegundos al alojarlo en la región de Sydney – mejorando la experiencia del usuario.

La escalabilidad de la nube de AWS también implica que St Luke’s puede aumentar la cantidad de clases y agregar cursos nuevos sin realizar una gran inversión de capital”, explica. “A veces hablamos sobre agregar más clases o implementar software nuevo”, comenta Miller. “Si decidimos hacerlo, el coste de la infraestructura ya no será un factor importante”.

Para obtener más información acerca de cómo AWS puede ayudarle a satisfacer las necesidades de sus aplicaciones web, visite nuestra página sobre aplicaciones web y móviles: http://aws.amazon.com/web-mobile-social/.