La nube de AWS les brinda a los investigadores un acceso más rápido a datos de mejor calidad para que puedan intercambiar información de manera más eficiente, resolver nuevas preguntas de investigación y obtener interpretaciones más cohesivas de los datos.
Lindsay Der Estudiante de doctorado

El Centro de arqueología de Stanford conduce proyectos interdisciplinarios de investigación a nivel mundial, dirige laboratorios y ofrece talleres y programas de conferencias públicas. El Centro, ubicado en el campus de la Universidad de Stanford en California, ayuda a vincular los departamentos que integran la institución, como Antropología, Estudios Clásicos, Ciencias de la Tierra, Ciencias Biológicas e Historia del Arte. También trabaja con organizaciones de investigación de otras partes del mundo.

El Centro, junto con el Departamento de Antropología, respalda el proyecto de investigación Çatalhöyük, un sitio arqueológico neolítico ubicado en la región central-sur de Turquía que se excavó por primera vez a principios de los años 60. En la actualidad, Çatalhöyük es considerado uno de los sitios prehistóricos más importantes de Turquía, ya que revela cómo era la vida en un centro urbano prehistórico del año 7 400 a. C. aproximadamente. El sitio incluye restos de actividades vinculadas a la agricultura, de obras de arte como pinturas rupestres y bajorrelieves en yeso, sepulturas, casas, vasijas, estatuillas y otros objetos que suministran información acerca de cómo era la vida cotidiana de las personas. El sitio también tiene restos de animales que desconcertaron a los investigadores, como cuernos que sobresalen de paredes y asientos.

La creación de registros de cada artículo extraído durante la excavación es una tarea fundamental que les permite a los investigadores obtener un conocimiento más profundo acerca de esta cultura y sociedad prehistóricas. Durante años, los investigadores del proyecto que trabajaron en el sitio ingresaron información geoespacial, utilizada para identificar el lugar preciso de extracción de los objetos, en una base de datos que se mantenía y actualizaba con métodos manuales que consumían mucho tiempo. Con ese sistema, eran necesarias 20 horas o más de trabajo humano por semana para ingresar y modificar información.

"Era un proceso lento y costoso que también confundía a los investigadores acerca de cuál era la versión más reciente de datos específicos", dijo Lindsay Der, una doctoranda que trabaja en el sitio. "Teníamos una base de datos de campo con una persona encargada de controlar la copia maestra local, pero esta no siempre estaba disponible. Debido a la gran cantidad de investigadores participantes en el proyecto, a menudo se implementaban cambios en información que no estaba actualizada correctamente, por lo que estábamos constantemente limpiando información. Era especialmente frustrante para los esfuerzos de colaboración cuando había incertidumbre acerca de la precisión de la información".

Para mejorar el control de la información recopilada en el sitio, el Centro comenzó a utilizar Amazon Elastic Compute Cloud (Amazon EC2) para ejecutar ArcGIS Server de Esri, un proveedor de software de bases de datos geográficas y sistemas de información geográfica (GIS). Esri ofrece imágenes de máquinas de Amazon para ArcGIS Server listas para usar, lo que les permite a los clientes como el equipo de Stanford configurar y ejecutar sus aplicaciones GIS en servidores asequibles a los cuales es posible acceder desde cualquier parte del mundo. ArcGIS Server se conecta a una base de datos de Microsoft SQL Server ubicada en University College London que incluye registros de 30 000 depósitos diferentes excavados en el sitio . Los investigadores de Stanford utilizaron esta solución para analizar y publicar versiones digitalizadas de todos los planos y mapas del sitio Çatalhöyük. Estos documentos digitales revelan patrones arqueológicos que ayudan a los investigadores a comprender mejor los comportamientos y las organizaciones en el interior de la comunidad prehistórica.

Gracias a AWS, los investigadores del Centro de arqueología de Stanford pueden acceder fácilmente a datos claves independientemente de dónde se encuentren, y tienen un sistema para garantizar que los datos utilizados en esfuerzos de colaboración sean precisos y estén actualizados.

"Con AWS, nuestro proceso de actualización de datos y colaboración es mucho más eficiente", dijo Justine Issavi, otra doctoranda que trabaja en el sitio. "También facilita la colaboración entre los equipos internacionales. Cuando solo había una persona en el sitio para actualizar la información, siempre estábamos persiguiéndola para que nos brindara actualizaciones. Ahora, con la solución en la nube de AWS, diferentes investigadores de todo el mundo pueden acceder a, incrementar y actualizar la información. Los datos están actualizados y disponibles en línea para todos los investigadores, ya sea que estén en Stanford, Turquía o en alguna otra parte".

Las 20 o más horas que el personal utilizaba semanalmente para actualizar datos ahora se invierten en trabajo de investigación de mayor utilidad. Con la solución de AWS, según Der, los esfuerzos de investigación son más eficientes, lo que ayuda a deducir más información a partir de los objetos prehistóricos.

"La nube de AWS", dice, "les brinda a los investigadores un acceso más rápido a datos de mejor calidad para que puedan intercambiar información de manera más eficiente acerca de nuevas preguntas de investigación y obtener interpretaciones más cohesivas de los datos".