Blog de Amazon Web Services (AWS)

Cómo comenzar su viaje en la nube AWS

Por Luiz M. Couto , Technical Trainer de Amazon Web Services

 

Vivimos una nueva realidad, en pocos meses, el mundo ha cambiado y miles de personas necesitaron adaptar sus rutinas. Empresas necesitaron reinventarse, convertirse en digitales, volverse “online” y no es tarea fácil. Es un camino que muchos recorren buscando una nueva manera de pensar, trabajar y crecer. Y en medio a este movimiento, se enciende una luz al final de un largo y oscuro túnel: la “nube”.

Recuerdo la primera vez que escuché la palabra “nube”. Algunos conceptos estaban presentes, como computación compartida, red compartida, “clusters”, compilación C++ en múltiples ordenadores clientes, entre otros, pero “nube” aún era un gran misterio para mí. No estaba seguro si eran los diversos ordenadores trabajando en conjunto o cada servidor trabajando aisladamente en un centro de datos sin fin. Me recuerdo de una junta donde uno de los ingenieros séniores de la empresa cliente explicaba las diversas formas que un servidor podría comunicarse con otro, y como podríamos beneficiarnos de este “trabajo” coordinado. A lo largo de su presentación, el ingeniero buscaba explicar de la manera más sencilla posible como todo estaba conectado. En un cierto momento de la junta, un “C-level” lo interrompió y pidió la palabra: “¿Realmente no comprendo como todo está conectado, esto no es por medio de hilos, antena, radio, o cualquiera medio, o simplemente una ‘nube’ de datos?”. Miré atónito con la misma duda y el ingeniero contestó calmamente: “Sí, es simplemente una nube de datos.”.

Viajando a través del tiempo y 15 años después, estamos en un universo cada vez más conectado, con todas las “nubes” compartiendo contenido a todo momento, donde cada vez más datos se trafican diariamente. Según Bernard Marr, en 2018 contamos un total de 2.5 quintillón de bytes de datos generados y hoy, 2020, estimamos 44 zettabytes de datos y en 2025 tendremos cerca de 460 exabytes de datos generados en 24 horas. En 2019 habían más de 4.5 mil millones de personas online y, pasmen, uno de los perros – esto mismo, un perro – más influyentes del mundo tiene más de 9 millones de seguidores. A cada minuto generamos más de 200 mil publicaciones en Instagram, se envían más de 200 millones de emails y más de 4 millones de vídeos son visualizados en YouTube. Con el aumento de los dispositivos conectados a internet, los famosos dispositivos IoT (Internet of Things – Internet de las Cosas), habrá un aumento significativo de esta cantidad en los próximos años. Y en este escenario iniciamos nuestra jornada hacia a la nube.

 

¿Qué es la nube AWS?

Aunque algunos de nosotros no tenemos la idea más remota de cómo la nube “funciona”, podemos pensar en la nube como formada por un gran número de servidores, centro de datos, y, personas, que controlan y monitorean a todo momento esta infraestructura. Si se hace una comparación entre lo que normalmente conocemos como modelo “on-premises” y la nube, podemos llegar a la conclusión con gran esfuerzo, tiempo y dedicación han sido necesarios para crear lo que hoy, controla la gran masa de datos que se generan a cada minuto por personas (o mismo animales).

Por más extraterreno que esta nube pueda parecer, ya que tenemos un acceso remoto, por medio de internet, por ejemplo, tendremos la posibilidad de acceder a un servicio o mismo lanzar un servidor “virtual”, pagando solamente por el tiempo que utilizaré el servicio o servidor. Es decir, si necesitarnos iniciar este servidor o acceder a este servicio que se encuentra en la nube disponible, ya sea por una reestructuración o mismo reinvención de mi negocio, me conecto a la nube utilizando internet, y lanzo este servidor. Y con la misma facilidad que podemos lanzar este servidor, podemos también finalizar este servidor, reduciendo y mucho el gasto que tendría en el modelo “on-premises” – algo que hasta entonces sería difícil o mismo imposible de imaginarse.

Figura 1 – Comparación simplificada entre los diferentes modelos: centralizado, compartido y en la nube.

 

En la Figura 1 comparamos los tres modelos más conocidos de computación:

  • El modelo centralizado, donde el cliente inicia un servidor y al utilizarlo de la manera que su negocio considerar mejor;
  • El modelo de computación compartida, donde utilizo un servidor líder para controlar los servidores secundarios para ejecutar en paralelo de un determinado proceso o aplicación;
  • El modelo en la nube, donde utilizo internet para crear mi aplicación y pago solamente por el tiempo que se está ejecutando.

Diversos sectores de la industria, del comercio minorista, agrícola, manufacturera, logística, están reinventándose, buscando la forma más rápida de aportar innovación más cerca del cliente final. Y esta nube es que permitirá llevar a este cliente para más cerca de su empresa, sin el contacto físico que el virus nos hizo imposible realizar.

Otro beneficio muy importante es cuando pensamos cómo la nube puede ayudarnos con los gastos necesarios en esta reinvención. Si compararnos los 3 modelos, en lugar de gastos con servidores, conexiones, centro de datos (modelo centralizado y compartido) tendré ventaje de pagar solamente que consumir (modelo en nube). Y esto nos trae un gran beneficio, de la experimentación más rápida, que en lugar de preocuparme con la infraestructura detrás de mi sistema, aporto mi energía en lo que importa a mi cliente y su experiencia con mi producto.

Ahora imagina que su empresa es una empresa que tiene diversas sucursales en diversos países del mundo, o aún, mi empresa está empezando su jornada, pero me encantaría expandir y crecer con la misma velocidad que internet ha crecido en los últimos años. ¿Cómo puedo beneficiarme de la nube AWS?

El punto es que la nube de AWS tiene la infraestructura necesaria para permitirnos conectar diversos servidores y centro de datos en diversos rincones del mundo, puedo iniciar mi producto en cualquiera de las 24 regiones de AWS esparcidas por el planeta. Puedo hacerlo en algunos minutos. La agilidad y velocidad que esto me trae es sin dudas un ventaja extremamente competitiva. Realmente no me preocupa donde mi cliente está. Y en un modelo home-office – nuestro “nuevo” normal – el cliente puede estar muy cerca de mí, como también en una isla paradisíaca o mismo cerca de los polos – Alaska – ojalá conseguiré alcanzarlo y podré llevarle la experiencia que espero de mi producto y servicio.

 

¿Cómo esta infraestructura de la nube AWS funciona?

La infraestructura de la nube AWS se divide de la siguiente manera:

  • Los centro de datos (conjunto de cientos de miles de servidores);
  • Las conexiones de alta velocidad entre estos diversos centro de datos;
  • Es lo que llamamos de zona de disponibilidad, que no es nada más que un conjunto de centro de datos trabajando de forma totalmente conectada.

Estas zonas de disponibilidad están lejos el suficiente una de las otras para protección contra desastres naturales, cortes de energía, pero cercas suficiente para que la velocidad no sea impactada. Y lo más importante, para que su cliente no sea impactado.

Ahora, al juntar dos o más zonas de disponibilidad tendremos una región. Esta región no representa solamente un país, sino también una región geográfica que ha sido elegida teniendo en cuenta nuestros y sus clientes, y claro, siendo AWS una empresa “data-centric”, también basado en datos. Hoy, tenemos 24 regiones y más tres anunciadas, con más de 77 zonas de disponibilidad. Al comparar con otros proveedores de nube, AWS tiene el doble de regiones.

En la primera vez que comprendí realmente lo que la nube significaba y los beneficios que ella puede traer a mí y a mi cliente, me he dado cuenta de que no habría como volver atrás. Me recuerdo de las incontables madrugadas que pasé configurando un servidor en uno de los centro de datos de la empresa y una vez que todo estaba configurado, recibí un email diciendo que era necesario reconfigurarlo pues no cumplía que el equipo había solicitado. Las incontables veces que necesité correr desesperadamente desde la oficina al centro de dato, pues se había perdido la conexión, y era necesario reconfigurar todas las tablas de ruteo.

Todo esto se ha quedado en el pasado.

 

¿Y la seguridad?

¿Comprendo que la infraestructura global de AWS es una gran aliada da su empresa, pero siempre me lo he preguntado, y la seguridad?

Contaré una experiencia que tuve muy interesante – por no decir catastrófica – en el pasado, que me hizo pensar por mucho tiempo en las diversas formas que tendría para proteger la empresa de un problema serio de seguridad. Un desarrollador fue apartado de la empresa y al recibir esta noticia, dicho desarrollador buscó diversas y diversas formas de encontrarse con el presidente de esta empresa para llegar a entender el motivo de su demisión. En el momento que dicho desarrollador llegó a la empresa, el personal de la recepción lo impidió de entrar para hablar con el presidente, puesto que este estaba alterado y discutía ferozmente con la recepcionista. Dando cuenta que no entraría en la empresa, el desarrollador salió y no se supo más del por días. Pasado una semana, los empleados de la empresa comenzaron a percibir que algunos emails no estaban más presentes en su bandeja de entrada y algunos comenzaron a notar algunas discrepancias en los datos de la base de datos de algunos clientes. El personal responsable por el centro de dato fue llamado para realizar una auditoría en los servidores para averiguar lo que podría estar pasando

Descubrieron que los servidores han sido accedidos remotamente, algunos de estos servidores han sido formateados y otros tuvieron sus datos corrompidos. Han llegado a la conclusión, después de mucha investigación, que dicho desarrollador entró en centro de dato físico algunos días antes de ser apartado y escribió un “script” (un fichero que tiene un conjunto de instrucciones que se debe ejecutar, normalmente en secuencia, a una determinada finalidad) en caso de que llegara a ocurrir algo con él – como por ejemplo ser demitido – 72 horas después, este script debería ejecutarse. El desarrollo de esta historia ya lo sabe. Y si pensamos hoy en la posibilidad de acceso físico a los datacenters en la nube de AWS, vemos un control de seguridad extremadamente estricto (Capa Perimetral, Descripción General de los Procesos de Seguridad de AWS, Controles de Seguridad del Centro de Datos de AWS, Empleados del Datacenters de AWS, Tour virtual en un Datacenter de AWS). Y como CTO de Equifax, Bryson Koehler dijo: “No hay duda de que la nube pública es más segura que los datos y servidores que residen en el modelo local”.

La seguridad de cualquier empresa es vital para su funcionamiento y principalmente si piensa en los datos que son controlados por esta empresa. Puesto que la nube usted tendrá la posibilidad de automatizar tareas de seguridad que muchas veces son manuales, como crear usuarios, permisos, acceso a los servidores, entre otras. Y AWS con una red que ha sido diseñada para proteger sus informaciones, identidades, aplicaciones y dispositivos, y, expertos de la seguridad de datos que monitorizan 24/7 esta infraestructura manteniendo una amplia gama de servicios de seguridad innovadores, usted puede centrarse en el crecimiento de su empresa. Usted también puede proteger sus datos en tránsito (usando la seguridad y la criptografía en la comunicación de sus clientes con su aplicación) y en descanso (protegiendo los datos de estos clientes). Y los centro de datos de AWS – recuerden la historia que le conté – son continuamente monitoreados para protegerlos contra los riesgos provocados por el hombre y por la naturaleza. AWS está sujetada a auditorías de terceros para validar toda la seguridad y la conformidad. Y como resultado, empresas altamente reguladas en todo el mundo confían en la nube AWS.

La jornada a la nube es una jornada sin vuelta atrás. Las empresas están cada vez más lejos de sus centro de datos físicos y más cercanos de internet. La conveniencia de dejar de tener que perder horas y dinero para montar y configurar un centro de dato, y otrosí pensar en lo que su cliente realmente precisa, es impagable. ¡Y AWS puede ayudarle! Tenemos un camino de conocimiento que lo va a ayudar a adquirir y desarrollar las habilidades y los conocimientos para construir su futuro en la nube AWS.

El mundo se encuentra en una fase desafiante y precisamos encontrar fuerza para continuarnos creciendo y reinventándonos. Con la misma velocidad que los datos se trafican a través de Internet, su cliente también busca la misma velocidad, ya sea en la velocidad de acceso a su servicio y producto, como también en la velocidad que su empresa precisa para reinventarse y aportar la mejor experiencia a su cliente.

En este artículo hemos visto cómo podemos beneficiarnos de la nube AWS y como innovar rápidamente. ¡En el próximo discutiremos los diferentes servicios disponibles y como iniciar su jornada! ¡Vamos juntos!


 

Sobre el autor

Luiz M. Couto es Technical Trainer en Amazon Web Services para Brasil con más de 20 años de experiencia en la industria de TI. Profesor del Programa de Posgrado de la Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo (PECE) en temas como mecánica computacional, elementos finitos, CFD y tecnologías con alto poder de procesamiento computacional como clusters HPC y GPU. Posee 13 certificaciones de AWS y es instructor de capacitación para asociados, profesionales y especializados de AWS.

 

 

 

 

 

 

 

Sobre los revisores

Peterson Larentis, Arquitecto de Soluciones en AWS, es responsable de crear soluciones que ayudan a los clientes a ejecutar cargas de trabajo en la nube y evangelizar las prácticas de desarrollo de software ágiles.

Marcio Pagliai Honorato, actualmente en el cargo de Delivery Manager como líder del equipo de instructores en el área de Training and Certification de Amazon Web Services en Brasil, trabaja en el área de tecnologías de la información desde hace 23 años. Licenciado en Ingeniería Eléctrica con énfasis en Electrónica de la FEI (São Bernardo do Campo / SP), Ingeniero de Telecomunicaciones de la FAAP (São Paulo / SP) y MBA en Gestión de TI de la FASP (São Paulo / SP), ha trabajado en varios modalidades tecnológicas desde implementación de datacenters, soporte, sistemas de telecomunicaciones, dimensionamiento de call center, sistemas y aplicaciones de contact center en empresas como NEC, Serasa y Avaya, entre otras.